miércoles, 13 de febrero de 2013

El horno pluriempleado

Con el principio del año han llegado nuevas manías, o al menos las viejas parecen ir a más (debe ser que me estoy haciendo vieja, mi cumpleaños anda cerca...) y una de ellas, de la que ya he hablado, es la de leerme todos los ingredientes de las cosas que compro para evitar ciertas cosas, entre ellas las omnipresentes grasas vegetales hidrogenadas. 
Eso hace que cada vez me resulte más difícil llevarme repostería del súper a casa (y acompañarme a la compra, que me pongo muy pesadita) así que ahora ando probando recetas de magdalenas y otras cosas para preparármelas yo en casa. Todavía no he llegado a la receta perfecta, pero dejo las de hoy que están bastante buenas: magdalenas de limón y semillas de amapola.
Ya he preparado magdalenas otras veces, con diferentes recetas, y quedan muy buenas (es difícil que hechas en casa queden mal), pero nunca me han quedado unas magdalenas bonitas, con un copete de los que dan ganas de pellizcar. Así que he mirado y remirado blogs y el laargo hilo que hay sobre este tema en el Foro del pan.
Parece que hay un par de recetas más o menos comunes: una es la que sale en el libro "Pan" de Xavier Barriga, así que he aprovechado que tengo el libro y he partido de ahí: el truco, según él, es batir muucho la masa (yo hacía todo lo contrario, aunque sí batía mucho los huevos) y reposarla en el frigo un buen rato antes de hornear. Evidentemente a mí no me ha funcionado (me parece que va a ser cosa del horno...), pero las magdalenas están muy buenas después de haber ajustado a mi gusto la cantidad de aceite, así que aquí las dejo. Para 12 magdalenas he usado:
-2 huevos (ya cascados pesaban unos 110 g)
-150 g de azúcar, o algo más, depende del gusto de cada uno
-125 ml de aceite (oliva, girasol o mezcla, al gusto)
--60 ml de leche
-210 g de harina de repostería
-1 cucharadita de levadura química
-ralladura de 1 limón
-1 pellizco de sal
-2-3 cucharaditas de semillas de amapola
Se tamiza la harina y se mezcla con la levadura, el limón, las semillas y la sal. En otro recipiente se baten (mucho) los huevos con el azúcar; cuando ya están montados se añaden poco a poco y sin dejar de batir el aceite y la leche. Por último se va agregando la mezcla de la harina, y una vez incorporada se bate de nuevo durante 3 minutos. Se deja la mezcla en el frigorífico.
Se calienta el horno a unos 200º; se llenan unos moldes a unos 3/4 de capacidad (yo he gastado unos de papel, metidos en moldes rígidos para que no se abran) y se hornean unos 20 minutos o hasta que estén doradas.
Así han quedado... son más redondas que otras que he hecho antes, pero todavía no son lo que esperaba. Creo que el horno también tiene que ver, así que seguiré probando. También variaré los ingredientes: hace un par de semanas las preparé sin limón ni semillas y cambiando una pequeña parte de la harina por coco rallado, y la verdad es que estaban muy buenas. Las próximas, ya veremos.
Y mientras tanto, aprovechando el frío y que ya tenemos de nuevo la cocina operativa, el horno echa humo: también horneé estos panes de trigo y centeno (70-30%) parecidos en sabor a algunos panecillos portugueses: como quería que no crecieran mucho para poder ponerlos en el tostador, aproveché para ensayar: a unos les hice un hueco con el dedo (al estilo de los baps de Carmen) otros los pinché con una brocheta, y otros los aplané con la mano sin más. Un fiasco, todos crecieron igual... pero están siendo un gran desayuno.
Y por último os dejo unas fotos de la vista de la cocina en la que amaso cuando estoy en Badajoz, y que cada tarde me sorprende; los que aún no conocen Extremadura, aquí tienen una razón más para no perdérsela:

9 comentarios:

eLrinCondeLaTaTa dijo...

Me han encantado como te han quedado las magdalenas! a mi se me abren por arriba siempre así que a ver si haciendolas como tu dices aquí, me quedan la mitad de bien que las tuyas.
Un besín.

Mi toque en la cocina dijo...

Quien va a comprar nada industrial teniendo una cocinera como tu en casa? las magdalenas tienen una pinta estupenda y los panes no se quedan atrás.
Un besito desde Las Palmas.

TeRe dijo...

menuda perfeccion de magdalenas!! me encantan con los puntito de las semillas..deben estar deliciosas! un besote

Chez Lola dijo...

Yo tb voy en busca de ese copete pellizcador y curiosamente me regalaron el libro de barriga no hace mucho. Segui la receta pero me defraudo enormemente. Lo que aun tengo pendiente son esos baps e ir por extremadura, una gran desconocida.
Que pases buen dia :-)

Luis dijo...

Preciosas vistas, y buenísima la pinta de las magdalenas!
Saludos!

Núria dijo...

Vaya vistas mas guapas...aunque desde donde vivo no me puedo quejar....es un placer poder ver cielo desde la cocina...
Las magdalenas te han quedado perfectas y estos panecillos tienen muy muy buena pinta...un besazo

Roser dijo...

Yo también conozco esa sensación de no poder comprar repostería del super..el copete de las magdalenas me ha quitado el sueño por mucho tiempo, pero gracias a algunos consejos, por fin, me salen bien.
Saludos

Susana dijo...

Mmmmm, que delicia!te han quedado perfectas. Saludos y encantada de conocerte

epa! dijo...

Hola a todos, últimamente no tengo mucho tiempo para atender el blog pero os doy mil gracias por los comentarios que me alegran mucho.
B*